Voluntariado Estatal para el Aprovechamiento del Derecho de Acceso a la Información Pública

Samuel Bonilla Núñez.
Programa Transparencia para Tod@s

Uno de los principales déficits en el campo del derecho de acceso a la información pública (DAIP) en México es que su uso está concentrado en una élite de personas que dispone del interés, conocimientos, habilidades y recursos para ejercerlo. Y en lo que respecta a su aprovechamiento el panorama es aún peor.

Desde hace varios años en el programa Transparencia para Tod@s hemos promovido ante organismos garantes de este derecho la ejecución de un Plan Nacional Integral de Socialización para el Aprovechamiento del DAIP (Plan Integral), enfocado, como su nombre lo indica, no a dar a difundir este derecho o a impulsar su ejercicio sino a generar las condiciones para que su aprovechamiento llegue a estar al alcance de toda persona sin importar sus circunstancias socioeconómicas.

El planteamiento del Plan Integral ha sido construido a partir de las experiencias en la formación de personas usuarias en varias ciudades del país, y de investigación y divulgación en el campo del aprovechamiento del DAIP desde hace poco más de 18 años. Derivado de este planteamiento ante algunos comisionados del entonces IFAI que finalmente aceptaron atendernos, después de varios años de trabajo surgió, ya en tiempos del INAI, el PlanDAI, que es un esfuerzo plausible, loable, pero muy limitado ante la meta descrita en el párrafo anterior; e implica el riesgo –de no incorporarse los otros programas y líneas de acción considerados originalmente– que se normalice la idea de que su accionar sea lo que comprende la socialización para el aprovechamiento de este derecho.

El cambio de comisionados y la rotación de personal con el que veníamos trabajando en este campo en el INAI interrumpió de súbito y sin explicación alguna un trabajo conjunto de siete años con el Instituto. En aras de retomar con el INAI todo lo que ya se había avanzado y continuar con la implementación de los otros componentes del planteamiento original es que presentamos en este texto las características esenciales de uno de ellos.

EL VOLUNTARIADO

El planteamiento del Plan Integral se concibió para que opere bajo un principio de sinergias entre sus componentes y participantes que permita, a mediano y largo plazo, eficientizar el trabajo y los recursos invertidos, y expandir y multiplicar sus resultados.

Por su valor estratégico, una de las principales líneas de acción que plantea el Plan Integral es la conformación y operación del Voluntariado Estatal para el Aprovechamiento del Derecho de Acceso a la Información Pública (Voluntariado). Consiste en una red de personas que conocen la forma de utilizar y aprovechar el DAIP y tienen la capacidad y disponibilidad de compartir sus conocimientos con otras para contribuir a ampliar y diversificar la base de quienes pueden utilizarlo y, sobre todo, beneficiarse con su uso.

Cada organismo garante del DAIP puede crear el Voluntariado de su propio estado, el cual funcionaría casi de manera autónoma y les aportaría valiosos insumos informativos para otros componentes de la socialización para el aprovechamiento de este derecho. Pero su aporte central sería generar un efecto colectivo multiplicador del número de personas usuarias, facilitadoras y, lo más importante, beneficiarias del DAIP en todo el país.

El Voluntariado se podrá integrar por quienes hayan cursado talleres o seminarios de formación de personas usuarias, facilitadoras, formadoras o gestoras, así como por activistas, docentes de cualquier nivel educativo, profesionistas, agrupaciones ciudadanas, servidores públicos, estudiantes que realizan su servicio social y cualquier persona que así lo desee y cuente con el interés, las capacidades y disponibilidad necesarias.

Cada organismo garante creará un padrón de integrantes del Voluntariado de su estado y generará mecanismos de comunicación para dar seguimiento a sus actividades, brindarles asesoría y dotarles de recursos didácticos de que disponga, como tutoriales, folletos, guías, manuales, prontuarios, marco normativo, y ofrecerles oportunidades de capacitación y actualización a distancia o de manera presencial.

Entre quienes integren el Voluntariado Estatal para el Aprovechamiento del DAIP y los organismos garantes no existirá ningún vínculo laboral porque la participación en esa red es, como su nombre lo indica, de carácter voluntaria. Lo que implica, además, que su operación sea de muy bajo costo.

Por lo general entre participantes en talleres o seminarios de formación de personas usuarias de este derecho o de agentes socializadores, y que trabajaron con aprendices para, a su vez, brindarles formación en el uso y aprovechamiento del DAIP, hay quienes expresan su interés en continuar compartiendo con personas de su entorno los conocimientos que han adquirido.

Uno de muchos ejemplos ocurrió durante un Seminario de Desarrollo de Capacidades para el Aprovechamiento del DAIP, realizado con la Comisión Estatal para el Acceso a la Información Pública de Sinaloa. Una participante orientó parte de sus solicitudes de información al propósito de saber acerca de la creación y ubicación de centros digitales públicos. Su propósito, comentó en su grupo, es dedicar cuatro horas a la semana en esos centros a enseñar a jóvenes a ejercer y aprovechar este derecho.

Pero también la experiencia muestra que, por lo general, después de concluido el proceso de formación, varias personas que participaron en él disminuyen su uso del DAIP y su interés en el tema decrece. Las excepciones son quienes lograron un caso de éxito o les impactaron algunos de los que conocieron, o contribuyeron a que alguno de sus aprendices lograra un aprovechamiento o hubiera estado muy cerca de conseguirlo.

Resulta entonces conveniente capitalizar el talento y la disposición de quienes poseen la motivación y la capacidad de compartir sus conocimientos y habilidades con personas de su entorno familiar, vecinal, laboral o social, y convertir a la red del Voluntariado en un valioso aliado ciudadano para promover la práctica y el aprovechamiento del derecho de acceso a la información pública en cada estado. Red que al paso del tiempo se expandirá al multiplicarse y diversificarse el número, perfil y campo de acción de sus integrantes.

INTERACCIÓN CON OTROS PROGRAMAS Y LÍNEAS DE ACCIÓN

De inicio, pero también en su desarrollo y crecimiento, el Voluntariado para el Aprovechamiento del DAIP es un producto de otras líneas de acción del Plan Integral, en particular de las de Formación y Desarrollo de Personas Usuarias, de Personas Facilitadoras-Formadoras y de las de Gestores DAIP y Gestores A-Z. Quienes hubieran recibido alguno de esos tipos de formación y tuvieran la motivación de compartir, de forma altruista y solidaria, sus capacidades para auxiliar a otras personas a intentar obtener beneficios de este derecho conformarían el grupo pionero del Voluntariado.

Sería una excelente forma de capitalizar el tiempo, trabajo y recursos invertidos en los procesos de formación, y a la vez extender y multiplicar sus resultados más allá de su conclusión y de los grupos beneficiados, en favor de más personas a las que, de otra manera, sería difícil o imposible que los organismos garantes llegaran hasta ellas por sus propios medios.

Pero ahí no terminan los aportes del Voluntariado. Los resultados que se generen en él, positivos o negativos, podrán ser detectados y registrados mediante el sistema de comunicación del organismo garante con la red para seleccionar los más significativos, documentarlos, estudiarlos y generar nuevos conocimientos y aprendizajes para mejorar el proceso de trabajo de la propia red y de los demás componentes del Plan Integral. Un reciclaje de valiosos insumos informativos transformados en conocimientos y aprendizajes.

Las experiencias negativas serán de utilidad para identificar obstáculos que dificultaron o impidieron lograr el objetivo pretendido, y procurar alternativas y estrategias de solución. Los resultados positivos surgidos del Voluntariado, que de suyo también constituyen nuevos aprendizajes, se documentarán para transformarlos en contenidos didácticos y para nutrir también a otros programas y líneas de acción del Plan Integral en tareas de investigación, divulgación, enseñanza, formación y aprovechamiento. Nada se desperdicia.

Por ejemplo, la línea de acción denominada Premio Estatal de Aprovechamiento del DAIP será un estímulo para impulsar el interés en el seno del Voluntariado, y fuera de él, en la búsqueda de lograr beneficios con el uso de este derecho, de donde podrán surgir aplicaciones novedosas del DAIP y documentarse nuevos casos de éxito, formándose así un ciclo virtuoso que nutrirá al Plan Integral y le permitirá mejorar su trabajo, sus conocimientos, sus recursos didácticos y, lo más importante, sus resultados.

Las funciones básicas del Voluntariado Estatal para el Aprovechamiento del DAIP serían:

1).- Promover en el mayor número posible de municipios y localidades del estado el ejercicio y aprovechamiento del DAIP principalmente a través de procesos de orientación o enseñanza-aprendizaje interpersonales (persona a persona) o, en el caso de docentes, por ejemplo, procesos de comunicación intermedia (grupales). Es decir, en esencia se trataría de un valioso e irremplazable “trabajo hormiga”.

2).- Informar al organismo garante las experiencias y resultados significativos generados.

3).- Canalizar a las personas aprendices, en los casos necesarios, a los servicios de otra línea de acción del Plan Integral: el “Buró”. Es decir, que puedan acceder a fuentes de orientación y asesoría calificadas para “cruzar el río de cocodrilos”; lo que significaría disponer de la orientación para poder comprender la información obtenida mediante el DAIP y la asesoría para identificar su potencial en función del objetivo pretendido, y saber el uso que podría dársele a esa información para avanzar hacia el resultado que se persigue.

La labor de quienes integran la red del Voluntariado no dependerá de convocatorias temporales o cíclicas, presupuestos o períodos laborales, sino que se desarrollará de forma continua en la medida de las posibilidades de cada integrante y en una diversidad de lugares y contextos tan amplia como el número y variedad de los perfiles de quienes formen parte de ella. Sobre la marcha sería una red en continuo crecimiento, expansión geográfica y diversificación de campos de acción con un valor social insospechado.

Cada organismo garante podrá establecer las reglas de operación del Voluntariado conforme a sus consideraciones normativas, administrativas y operativas.

Quienes saben cómo, con quienes no; quienes pueden, con quienes no; quienes tienen medios, con quienes no. Quienes conocen el poder del derecho de acceso a la información pública con quienes más lo necesitan.

About the Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like these